martes, 23 de mayo de 2017

Abril-mayo 2017. Travesuras y Cómplices

Irma y Elinor
se quieren reunir,
pero aún no saben:
¿Qué tema elegir?

Algo está muy claro
desde el primer día,
queremos compartir:
letras y comida.

Eso está acordado,
¡es un buen proyecto!
ahora es el tema
¿Cuál escogeremos?

Sugirió Elinor
contemos "travesuras"
Irma añadió
y "cómplices" se suman.

Se anuncia por el grupo,
se agenda la fecha,
Irma y los videos
¡hay que adivinar!

Todos muy callados
¿no hay quién adivine?
entonces las doñas
ya no se resisten...

Menú Mediterráneo
"Travesuras y cómplices"
risas y escribidores
¡todos invitados!

Se acerca la fecha,
 se aleja de nuevo,
son las circunstancias
que entran en el juego.

Ya con el menú
se cambia la hora
como cambió el día
¿Y ahora qué hacemos,
con esa comida?

Pescando ingredientes, 
de esquina en esquina,
yo te doy el pan,
y dame tú la harina.

Se acerca la hora
casi es de día
 y Elinor escribe
éstas pocas líneas.

Algunos confirmaron
otros lo desearon,
cierto es que estamos
los que lo logramos.

No hubo una gata
tampoco una madrina
solo escribidores
y su gran sonrisa.




Elinor Ribas                                     






Mi propio cómplice

Si esto sucede, hago esto. Si logro esto, me doy el gusto de aquello. Si se me presenta esta oportunidad me atrevo a hacer aquello. A que no te atreves a…
No recuerdo desde cuando soy mi propio cómplice, ni cuál fue mi primera complicidad, pero es parte de mi, y además, me la disfruto.
Cuando ya  llevo escritas esta líneas, me acuerdo que siempre me gusta buscar la definición en el diccionario cuando voy a escribir sobre un tema, sobre todo cuando es la primera vez que escribo sobre él. Buscando la definición sobre complicidad me encuentro con dos acepciones:
La Primera: Participación de una persona junto con otras en la comisión de un delito o colaboración en él sin tomar parte en su ejecución material.
La segunda: Relación que se establece entre las personas que participan en profundidad o con coincidencia en una acción.
Pensando en la primera acepción de ser cómplice en delito me rio al pensar si he cometido un delito sin tomar parte en su ejecución material. Pues si, muchas veces he pensado e incluso maquinado, e incluso soñado, que es peor aún, por el tema del inconsciente, en hacer cosas delictivas o que no están bien, es decir, cosas que una madre, esposa, hija, hermana, compañera, no debe hacer, pero que provoca. He participado porque lo he pensado y maquinado, pero al final no he tomado parte en su ejecución material. Termino siendo el juez, mi propio juez, incluso hasta armo un juicio, llevo algunos de mis pensamientos como testigos y realizo debates entre mi abogado bueno defensor (Pepe Grillo) y mi abogado malo acusador ( mi mamá o cualquier mamá por ejemplo) y gracias a Dios , y hasta ahora me he absuelto, o por lo menos, me he perdonado,  de todos los delitos entre mi pensamiento y Yo.
Reflexionando sobre la segunda acepción que considera la complicidad como la relación entre personas que participan en profundidad o coincidencia en una acción me siento en mi elemento, o porque no, en flow, siento mucha complicidad entre mis pensamiento sobre el mundo  y mi funcionamiento dentro del mundo. Me siento cómplice en cómo deben funcionar las parejas, mi vida en pareja, en cómo deben funcionar las familias, mi familia, en cómo deben funcionar los amigos,  mis amigos, en cómo deben funcionar los equipos de trabajo, mis equipos de trabajo, en cómo debe funcionar la igualdad entre hombres y mujeres, mis relaciones con hombres y con mujeres y así…  en cómo deben funcionar los diferentes ámbitos de la vida,  mis ámbitos de mi vida.
Pues si , me siento mi propio cómplice, responsable de la complicidad en mis  delitos y responsable en la participación del logro de mis acciones. Mis ideas, mi cabeza inquieta, hasta a veces impulsiva, es mi cómplice que mas disfruto, dejándola suelta todo el día e invitándola a recogerse conmigo al caer el día, aunque a veces, inquieta y traviesa no me haga caso, y hasta a veces  me despierta a media noche a hacer travesuras… si, lo hace. Y yo, como una madre amorosa,  la escucho y la arrullo hasta que se vuelva a dormir de nuevo. ¡Definitivamente disfruto mucho ser mi cómplice!


Mi propio cómplice
María Elena

lunes, 22 de mayo de 2017


AMISTAD POR SERENDIPIA


Dicen que la serendipia es un hallazgo afortunado e inesperado que se presenta cuando estás buscando otra cosa distinta. Es encontrar algo bueno sin haberlo buscado. Es lo que en criollo pudiéramos llamar "de carambola", "de retruque", "de chiripa", quizás hasta "de vaina".

Son muchos los descubrimientos científicos que han sido resultado de la serendipia. Se dice, por ejemplo, que unos investigadores estaban trabajando con un grupo de pacientes mayores en la búsqueda de un medicamento para la angina de pecho, cuando un día se consiguieron con esos mismos pacientes muy felices por un efecto secundario e inesperado en sus organismos que desafiaba la fuerza de la gravedad!  Y así fue como  se descubrió la Viagra!

Pero todos estamos a expensas de la serendipia. Cuando decidí acudir a la Universidad Metropolitana a tomar el diplomado de Psicología Positiva, el objetivo era aprender sobre esa corriente de la psicología que se enfoca en lo que funciona, en lo positivo. Pero en ese proceso de aprendizaje, me conseguí algo mejor sin haberlo buscado, con un contingente humano de primera calidad, comenzando por los profesores: María Elena, Victoria, Pura, Josefina, María Enriqueta y César, éste último, bendito entre todas esas mujeres.   Por  Serendipia me llegó la amistad de todos ellos.

Pero no sólo fueron los profesores, también el grupo de condiscípulos fue de primera. De esa cohorte extraordinaria me une la amistad especial de Gudelia Cavero, mi poetiza preferida; Luis Semprun, anfitrión de lujo y Alberto Lindner, un caballero chef.

Cuando me embarqué en otra aventura de aprendizaje al inscribirme en el Curso de Escritura Creativa, allí la amistad por serendipia tuvo poca oportunidad de manifestarse, por que la mayoría eran excompañeros del diplomado. Sin embargo descubrimos a la profesora Ángela Feijoó, a quien tanto agradecemos por sus enseñanzas y que tanto bregó para que lográsemos escribir algo creativo. Creo que después de tanto esfuerzo quedó tan cansada que pidió asilo en Colombia.

Finalmente aterrizamos en  el "Club de escribidores", en donde nos reunimos para compartir e intercambiar nuestros escritos, pero por serendipia terminamos degustando exquisitos platos, preparados por esas mismas manos prodigiosas que nos demuestran que no solo saben escribir.

En el club nos reencontramos con compañeros del diplomado como Maigualida Boedo,  Nancy Gutiérrez, Tibaire García, Katerina Rojas y la bella Arcangela Arnone, la  "Regina della Cioccolata ". Pero también conseguimos nuevos amigos como Elinor Rivas , a quien tuve el placer de conocer personalmente y es ahora además "mi odontólogo preferida de Caracas".

El club también me ha dado la satisfacción de contar con nuevas amistades, a los que llamo "amigos invisibles" por que aunque no los he visto en persona o quizás los vi en alguna oportunidad, percibo a través de sus escritos y reacciones, sus mejores cualidades de gente buena y amable: Martín, Aura Marina, Carmen Lucía, Gladys, Janet. María de los Ángeles, Nayari, Óscar, Victor, Yveth, Liliana, Henned e Irma, nuestra anfitriona de hoy.

¡Gracias por contar con la amistad de todos ustedes, ustedes son mis "amigos serendipiosos"!

Lionel Álvarez Ibarra
Mayo 2017

domingo, 21 de mayo de 2017

Meses de abril y mayo. Travesuras y cómplices

Reunión de abril y mayo

Tema: Se trató acerca de las travesuras y complicidades que hicimos durante nuestra infancia o con nuestro niño interior, ya de adultos. Se trata de sobreponernos a las adversidades, de las condiciones y circunstancias que nos ha tocado vivir. 
Hosts o anfitrionas: Doña Irma y Doña Elinor de Abril y Doña Mariaelena, de mayo 2017.

Crónica:
Las anfitrionas en el marco de las travesuras y complicidades, nos llevaron a nuestra infancia, al colocar elementos lúdicos por toda  la casa, que nos conectó sin dudas, a nuestro niño interior. La comida, magistralmente preparada por Irma y Elinor, con la complicidad de Lele, estuvo basada en la comida mediterránea, con tortillas, empanadas, huevos rellenos y todo con especias, sabores del mar, y recuerdos de Francia. Conocimos, que el ingrediente mágico en el mediterraneo, sea el amor por compartir y sembrar recuerdos y sensaciones. Todo estuvo impecáblemente organizado y diseñado, donde esta vez, la lectura de nuestros escritos, tuvo telón de fondo en sonidos de música infantil, en color para la vista, en olores del mediterráneo, y en sensaciones inolvidables para el alma.

No nos queda dudas que las escritura creativa,  vista desde la psicología positiva, se encuentre determinada por el uso de nuestras fortalezas de carácter y en función de generar sensaciones y emociones positivas que nos conecten con el bienestar. Tuvimos mùsica, piñata, cola del burro, hora loca, chocolate caliente, y postres increíbles.

Lecturas: Las lecturas, cual tobogán, nos llevaron sin dudas a escritos humanos, entrañables, íntimos. Gracias por tanto compartir.

Ya Don Alberto, se prepara para el tema, el día y el lugar  del mes de junio. A continuación , las gráficas de la inolvidable reunión, gracias a las anfitrionas.

Sorpresa: Ya en junio de 2017 vamos a celebrar los primeros 3 años de club (Glug)
























Mayonio

Mayonio se encontraba frente al cadáver de su abuela que acababa de fallecer. Sobre su hombro izquierdo, la mano de la enfermera Alicia que la atendió en los últimos momentos. Su cara dibujaba una leve sonrisa y miraba también, la cara  de la sonreída difunta.   Cualquiera que hubiera visto la escena, pensaría en la rareza de dos mujeres sonreídas, una viva y una muerta,  como quién lo hace en complicidad extrema o justo en los desvaríos de la adolescencia desde cuando se comparten secretos ocultos

Mayonio fue criado por su abuela materna ya que su madre falleció el día de su parto hace ya 30 años en este mismo día un 25 de julio. Muchas veces le preguntó Mayonio a su abuela acerca del origen de su nombre, pero siempre obtenía la misma respuesta:
-Mayonio era un emperador romano

-Pero abuela, no aparece en ningún libro, ¿No será otra cosa?

-No hijo, tu madre quería que te llamaras como un emperador romano y que nacieras un 25 de julio. Solo los hombres importantes nacen un 25 de julio.

La verdad es que la madre de Mayonio quería llamarlo Julio Cesar y que naciera el 25 de julio por Cesarea, como los Cesar, pero la vida se le adelantó y le tenía otros eventos preparados.

 Mayonio no entendía cómo, si era” descendiente” de la realeza romana, tenía una vida tan extraña. Casi había crecido; cuando niño actuaba como grande y ahora como grande actuaba como niño; que casi se caso, a no ser porque la novia desapareció, o casi pasaba en los exámenes; es decir, su vida se movía en lo justo, en los límites, o al menos así lo veía él, en retrospectiva. Lo que si era absoluto era la soledad que sentía. Su madre fallecida al nacer, su padre desconocido (y que nunca conocería pues fue una decisión de su madre que naciera de inseminación artificial), sin hermanos ni nada, y ahora, le tocaba a  su “mamaíta”.

Hasta ese momento no había comprendido la causa de su personalidad, sentía como si a su vida le faltaba una pieza importante, con la cual podría seguir adelante.
Pero Mayonio en la sala de la clínica y para variar tiene emociones encontradas; está triste por la partida de lo único que tenía, pero está tranquilo por las verdades develadas. Mayonio, aun llorando se voltea y mira a la enfermera y le dice, “Gracias”.
Momentos antes, casi en el momento justo de la partida, Mayonio con la mano tomada de su abuela, la observa.

-Parece que quisiera decirte algo, dice Alicia

-La verdad es que está como ansiosa y quiere como hablar

-Quizá quiera decir tu nombre, ¿cómo te llamas?

- Me llamo Mayonio

-¿Verdad? Hace treinta años ayudé con un parto y se llamó Mayonio, al bebé, que casualidad, ¿no?. Pero este se llamó Mayonio Tobías
-Yo me llamo Mayonio Tobías

-No puede ser, ¡te consigo treinta años después!.

- A lo mejor me puedas contar el origen del nombre, de mi nombre

-Claro, lo recuerdo perfecto. Tu madre murió al tu nacer. En el momento del parto te caíste en el tobo, aquel donde cae la placenta. Todos los bebes que caen en el tobo los llaman Tobías.

-¿Y Mayonio?

-Ah, es que no naciste un 25 de julio sino el 31 de mayo, eran las 12 de la noche cuando naciste y se fue la luz. Cuando volvió la luz, el reloj estaba parado en las 12. Yo estaba llenando la ficha de tu nacimiento y le pregunté al partero, ¿qué fecha ponía, si mayo o junio?. El doctor estaba como concentrado y solo repetía lo que le preguntaba: -Mayo o junio… mayo o junio. –Y de repente dijo, -Ponle Mayonio….uhmmm… Mayonio Tobías, por lo del tobo. Esto lo hizo porque la madre falleció y ella estaba sola; aun no sabías de la existencia de una abuela.

Lo que no sabía Alicia sonriente que miraba a la abuela feliz por la verdad develada, es que Mayonio entre su tristeza, también sintió una paz interior, un alivio por lo que escuchó en ese momento y que al mirar a su abuela, compendió que eso era lo que estaba tratando de decirle antes de partir.

Hoy, 10 años después, Mayonio corre en el parque detrás de su hijo y su esposa. Ya ni recuerda cómo se siente el vivir entre dos aguas, en el límite. Ahora tiene una vida plena, ahora juega con su hijo Julio Cesar, nacido un 25 de julio.


viernes, 19 de mayo de 2017

REGÁLAME A DIOS PARA RECORDARTE SIEMPRE



REGALAME A DIOS PARA RECORDARTE SIEMPRE


Es un domingo de despedida, cuando mi alma llora,
cuando mi luz interna palidece.
Se aviva mi tristeza y se expande mi ternura,
la distancia otra vez me quitará tu calor.

Tus manitas atadas a mi alma,
caminamos juntas, en la esencia del amor.
Ese sentimiento que es solo nuestro,
esa nostalgia que nos une y nos ata.

Se asoma la imagen de Jesús de la Misericordia,
me sonríes y te encandilas, tus ojitos … brillan
 y tu vocecita murmura suavemente “¡qué bello!”,
“abuela…regálame a Dios para recordarte siempre…”

Estremecida  coloco en  tus manecitas su imagen,
nunca estarás sola mi niña, EL, siempre irá contigo.
Te hará feliz, fuerte y generosa.
Hará trascendente tu camino por la vida.

Con tus deditos  entrelazados  empiezas a rezar
el Padrenuestro, de súplica y esperanza.
“Diosito, que no le quiten a mi abuela
los medicamentos de los viejitos venezolanos”.

Mi amor por ti, es casi tan grande
como el de Jesús de la Misericordia.
El tornasol de su corazón envolverá tus sueños,
sus colores teñirán tus pasos y tu huella…
Niña bendita de mi alma…QDTB


GUDELIA CAVERO



MAMA ES MI ANGEL

Una niña  llamada Ainara está a punto de salir del cielo hacia la tierra, muy temerosa se agarra de la mano de Dios y le pregunta:
¿Cómo voy a sobrevivir en la tierra, siendo tan pequeñita y tan lejos de ti?, yo soy  feliz en tu casa, es hermosa e  inmensa con  tus ángeles que me cuidan, y solo con verte salto de alegría; tú eres mi mundo, eres mi todo.
Dios le contesta:
No te preocupes mi niña, te mandaré donde un ángel que te está esperando con mucha alegría, para ella eres el sueño más grande y desde hace 9 meses está preparando junto a otro ángel, tu casa, tu habitación, tu ropita, tu cuna, todo lo que necesitarás.
La niña contesta:
Dios… ¡qué alivio!...saber que es un ángel, quién me espera en la tierra. Pero no sé que son esas cosas de las que me hablas,  yo solo necesito estos campos verdes llenos de flores, las nubes blancas que me están meciendo, el viento tibio que roza mi piel y el azul inmenso del cielo como tus ojos  llenos de  amor que me alimentan .
Dios sigue hablándole muy despacito y mientras la mece en su regazo le dice:
Mi niña, no te preocupes, a pesar de tu aparente fragilidad, he puesto en tu alma muchas fortalezas y sentimientos hermosos, que te harán vivir una vida fascinante.
En tu mochila espiritual te llevas semillitas que irán creciendo. Están las blancas que son amor y luminosidad, las verdes son  esperanza, las rojas pasión y coraje, las azules  serenidad y confianza, las amarillas sabiduría y creatividad,  las naranja alegría y optimismo. Lo que te haga falta te lo iré enviando poquito a poco.
Ainara se encoge los hombros y le contesta:
Tu sabes lo que haces, con ese equipaje que me pones, iré a donde tú quieras que vaya.
Por favor Dios, dime: ¿como se llama el ángel que me está esperando en la tierra?.
Dios le acaricia suavemente la cabecita y le dice:
Escogí con mucho cuidado, al ángel que te ayudará a construir tu vida y te envolverá con el amor más grande que existe en la tierra.
Ese ángel se llama: MAMA
Cuando pasen los años y regreses a mí, verás que fue el mejor regalo que pude darte, junto a tu papá y a tu hermanito…

GUDELIA CAVERO