jueves, 14 de junio de 2018


Bendiciones”
Jesucita Peters Salcedo
Bendiciones  a la vida que me ha dado tanto, me ha dado  miles de experiencias  para vivir  a plenitud  y disfrutar las cosas maravillosas  de este transitar  por este plano.
Bendiciones incontables de este aprendizaje infinito del día a día que a veces nos reconforta  y otras no tanto, pero a fin de cuentas aprendizajes valiosos  para acumular y enriquecernos como fuente inagotable “de vida”, “de amor”, “de crecer”, “de emprender”,” de apoyar”, “de entender” “de ser empático”  y ser cada día una mejor versión de mi misma.

Bendiciones muchas  por haber nacido en una familia con valores  invaluables que me han hecho ser lo que soy hoy  y sentirme orgullosa, cuando hablo de la familia observo lo importante del bendecir en mi familia, recuerdo cuando pequeños como nos incentivaban el pedir la bendición no se sale de casa sin pedir la bendición ,al levantarnos era obligatorio pedir la bendición, al sentarse a la mesa es importante bendecir los alimentos y con quien los compartimos, cuando salimos de viaje el carro va repleto de bendiciones  y todos los santos que pudieran acompañar esa bendición, que casi no me permitía  entrar al mismo ya que estaban todos los puestos ocupados con todos los santos que mamá pedía que me acompañaran  en el viaje,Jajaja.

 Pienso que el dar bendiciones forma parte de nuestra cultura,  está en nuestra esencia por supuesto con una gran connotación religiosa que acompaña al venezolano. La bendición me ha acompañado desde siempre,  cómo comprar una casa y no llevar al cura para que la bendiga  eso no era admisible en mi familia, todos los eventos importantes deberían ser bendecidos, y por supuesto  en la religión católica todos los eventos importantes el bautizo, la primera comunión ,la confirmación, el matrimonio y en el ocaso de nuestras vidas la bendición de los santos olios para nuestros enfermos para ir al otro plano , increíble en cuantos momentos de nuestra vida está marcado por la bendición.
Me siento bendecida al poder ir completando mis metas propuestas en la vida como profesional,  madre,  hija, amiga, compañera, entre otras.

Además, me siento bendecida por haber nacido en este hermoso país que tiene todas las cualidades que muchos países pudieran desear, bendecidos somos de poder acostarnos debajo de un árbol y poder contemplar nuestro cielo estrellado sin mucha preocupación por el clima, clima por demás maravilloso.

Bendecidos de tener playas  incomparables: Archipiélago de  Los Roques, Playa Medina, Morrocoy,El Parque Nacional Mochima,entre muchas otras,Margarita nuestra Isla la Perla del Caribe.
Bendecidos por Nuestra Gran Sabana magnificente en todo su esplendor ofreciéndonos paisajes únicos, cascadas, ríos, valles, selvas, tepuyes, además, el Salto Ángel  declarado patrimonio de la humanidad siendo el salto más alto del mundo, cayendo del “Auyantepuy”  que es una meseta plana enorme,El Roraima es el punto más alto de la cadena de mesetas tepuyes de la sierra de Pacaraima.
Bendecidos en el Occidente por los médanos de Coro que es el desierto más grande de la costa del Caribe con sus arenas movedizas, y la Cordillera Andina donde se encuentra el Pico Bolívar formando parte del Sierra Nevada.

Bendecidos por  nuestros  llanos Venezolanos,dónde los dejamos con sus atardeceres llaneros que nos enceguecen de tan esplendida belleza  y los bailes de la región que nos enorgullecen con los joropos llaneros y sus maravillosas aves que le caracterizan, dime que paisaje quieres y Venezuela te lo ofrece,caramba cuan bendecidos  somos, como no amarla  y no sentirnos bendecidos por todo lo que tenemos sin hacer ningún esfuerzo,  Dios nos  dio  todo a través de la naturaleza.
Y qué decir de nuestro  Ávila que nos  bendice y arrulla  con su hermoso paisaje que engalana día a día nuestra ciudad Capital.

Todo lo que nos ofrece nuestro país es motivo de bendiciones y deberá ser el impulso para anclarnos en estos momentos aciagos de nuestra patria, que estoy segura que más temprano que tarde superaremos para  beneplácito de nuestra alma que en se encuentra hoy constreñida ante tanta ignominia.

Bendiciones infinitas, que a pesar de tener nuestros afectos en la distancia pero tan cerca en el pensamiento y el corazón, sabemos que están dando lo mejor de sí para dejar el nombre de Venezuela en alto a pesar de las dificultades, hoy día no hay padre o madre venezolano que no bendiga y ore todos los días por  nuestros  hijos que son nuestra herencia más preciada diseminados por esos horizontes del mundo con la esperanza y la añoranza de ese regreso a nuestra patria amada.
Bendiciones Señor todos los días por permitirme abrir los ojos y contemplar tu obra y apreciar las nuevas hojas de las plantas que me permiten el disfrute de los distintas tonalidades del color verde, que maravilla y las flores para  alimentar el alma con el colorido amarillo  del  Araguaney , con su primo hermano el  Apamate con sus flores rosadas, la Acacia roja o flanboyán, el Bucare con sus maravillosas flores color naranja, todos ellos en los actuales momentos adornan e impregnan con sus olores a nuestra ciudad.

Bendiciones por las aves, el colibrí llega a mi balcón habido  de tomar el néctar de las plantas contemplar el movimiento de sus alas es magnético para mí y de un disfrute indescriptible a l ver las guacamayas siempre en parejas hablando de ese amor infinito que las une y que hace que siempre estén juntas como diciéndonos sí se puede,   que regocijo siento.
Bendiciones por poder escribir y expresar estas palabras que sencillamente me hacen sentir libre ante tantas limitaciones.

Bendiciones de poder contar con este grupo maravilloso con quien poder compartir estos pensamientos rebosantes  de tantas emociones que brotan a través de mi piel, mis sentidos, mis expresiones, es decir todo mi ser.

¡MIL BENDICIONES POR EXISTIR!

Autor:
JesucitaPeters Salcedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario