lunes, 2 de noviembre de 2015

Vigo en tres tiempos

He llegado a Vigo, tarde en la noche. Era solo una pernocta en un lugar extraño.

Salí a caminar por los alrededores en busca de algo de comida. Sin hambre pero con la convicción que no tendría otra opción mas adelante y que, no hay nada peor que no tener nada que comer para pasar la ansiedad.

Un modesto bar con sus visitantes habituales, me ofrecía pizza y cerveza. Ya casi cerraba.

Al regresar a la habitación, el sueño se negaba a acompañar a mi cansancio. Vigilia y cansancio pretendían permanecer firmes a lo largo de toda la jornada nocturna. En un intento de engaño a ambos, saque mi cámara del estuche y a pesar de la poca luz, decidí tomar unas cuantas fotos.

A pesar de una vista taciturna, dispare varías veces mi cámara hasta que una imagen incompleta de un letrero de “Hotel” se coló en mi lente. Realmente capté la palabra “Hot” y no hotel como puedo notar cada vez que veo la imagen. Sin embargo, mi cansancio no me permitía ver la misma como algo diferente a una cama donde plantar mi cuerpo cansado.

Un par de años después “vuelvo” al sitio a través de mis recuerdos y de una voz omnipresente que me relata lo que allí sucedió. En otro plano.

Una voz invisible me habla de una mujer blanca, pálida quizás, semidesnuda y expectante. Puedo ver su figura envuelta en una cortina de tul blanca. Ella despedía al amante tras un momento de sexo casual. Dos vasos con escoces y una conchita de limón reposan sobre la mesa de noche. Bebidas ya aguadas por el pasar de los minutos. Aguas de marzo de fondo.

Veo con claridad a la mujer de Vigo y tal vez, ella puede verme también. Yo aquí en mi estudio. Ella allá en su habitación en Vigo. Sin embargo, no es ella quién me perturba. Es a voz silente que organiza aquella imagen y desorganiza mi noche.

La voz sin cuerpo que llena el espacio, que seduce con sus palabras. La voz que supera a su creación y que logra que la misma pase a un segundo plano.

Somos tres en la habitación en tres tiempos diferentes . No puedo dejar de acudir a Vigo y apartar la mirada a la voz omnipresente. 

Cesar Yacsirk

3 comentarios:

  1. Fantástico escrito Cesar. Gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu feedback. Si te hizo estar en el lugar...fabuloso.

      Eliminar
  2. Muy bueno Cesar. Que hacias por ali solo? Con la foto uno termina de ambientarse, pero no era necesaria, con tu relato es mas que suficiente>

    ResponderEliminar