jueves, 25 de mayo de 2017

Texto en construcción: travesuras y cómplices.


Nota: como la vida, estas líneas  no son más que un conjunto de ideas en construcción de un texto final que algún día escribiré.

Travesuras…espacios de la memoria que pueblan las sonrisas. 

Picardía que hace un guiño desdoblado en risa abierta y contagiosa.

Acto trasgresor cargado de alegría, casi siempre confiado a la inocencia.
De allí su misterio y su fuerza.

Inocencia plena que desconoce sus límites y se arriesga temeraria hacia la tentación que no puede vencer.

Siempre necesitada de un cómplice pues la soledad rara vez es traviesa. Cómplices los hermanos, los amigos, los amantes, lo mejor de nuestras vidas.  Convertidos en guardianes del secreto y la aventura.

Al paso de los años no sabemos si las travesuras las vivimos o las inventamos. Da igual. Basta con que refresquen la memoria  cual confeti que ilumina cada rincón del recuerdo.
 
Desdichado aquel que al mirar atrás no reconozca,  con pícara nostalgia, las travesuras de sus días. Ese no ha vivido.


 Irma Wefer



2 comentarios:

  1. Hola Irma! Gracias por tu escrito, y como dices, en soledad poco se puede hacer travesuras!, porque el que se ríe solo de su picardía se acuerda. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lionel por leer estas inconclusas líneas.

      Eliminar